Situación

Situada prácticamente en el centro geográfico del conocido como “Camino francés a Compostela”, a 370 de la frontera con Francia y a 400 de la meta santiaguesa, Carrión de los Condes es una histórica ciudad piropeada como “lugar de abundante pan, vino y carne, rica y próspera y llena de toda clase de venturas” ya en la Edad Media, tiempo en el que ocupó uno de los lugares más importantes en el concierto político como cabecera de un condado, fundado por Reyes para sus hijos, que recibió emperadores, reyes, condes, nobles, señores… y peregrinos.

Coordenadas GPS: 42.338954, 4.601765

De la importancia que tuvo quedan sus monumentos, labrados en el mejor de cada estilo, destacando el románico que entre los siglos XI y XII impregna sus características en los templos de Santa María del Camino, Santiago apóstol y el Real Monasterio de San Zoilo. Este Monasterio situado en la fértil vega del río Carrión fue crisol de culturas durante un milenio, lugar de oración y de actividad de los monjes de Cluny durante siglos, sitio de estudio en tiempos de seminarios de jesuitas y diocesanos durante casi dos siglos y siempre continente de historia, llegando a ser residencia de Reyes y lugar donde se celebraron Concilios y reuniones de Cortes.

Hoy magnífico establecimiento dedicado a la hostelería en gran parte de sus instalaciones, sigue teniendo una parte monumental -iglesia y claustros entre otras- que admira quien lo visita por ser compendio, y a veces también revuelto, de tantos estilos artísticos como el hombre fue capaz de darse durante un milenio: románico, renacentista, plateresco, neoclásico…

En este espacio singular y excepcional y merced a la generosidad de sus actuales propietarios, Hospederías Españolas San Zoilo S.A. abrimos las puertas de un CENTRO DE ESTUDIOS Y DOCUMENTACIÓN DEL CAMINO DE SANTIAGO con una bien dotada biblioteca que ocupa unas salas especiales que fueron decoradas en la mitad del siglo XIX y que lucen hoy más que nunca merced a haberlas encontrado un digno uso que las recupera para el saber y el conocimiento.

Al igual que los peregrinos medievales llegaban a este Monasterio de San Zoilo con el espíritu dispuesto para invocar las gracias del santo y conseguir -como así se atestigua en buena cantidad de escritos- los milagros del patrono de la Ciudad de los Condes, confiamos que a partir de ahora lleguen los estudiosos, o simplemente curiosos, con el espíritu del saber, para hacer buen uso de unas instalaciones que se abren a todos, con el mismo espíritu que en el medievo: Un camino de fe, pero también un camino de conocimiento. Un camino de oración, pero también un camino de arte, cultura y saber.